sábado, 12 de marzo de 2016

Defendiendo nuestro pasado para poder tener un futuro

Ayer pude leer un artículo de opinión firmado por Desiderio Vaquerizo, Catedrático de Arqueología de la Universidad de Córdoba y fiel defensor del patrimonio histórico Cordobés, Andaluz, Español y Mundial.
El artículo trataba sobre otro artículo publicado anteriormente por José Luis Bonilla Venceslada, profesor de la Universidad de Córdoba ya jubilado y que ponía el acento sobre los restos arqueológicos encontrados en la zona de Poniente, junto a las instalaciones deportivas conocidas como "El Cordobés" y que en ubica en la Avda. Escritor Conde Zamora.

No solo suscribo y respaldo ambos artículos de opinión, sino que os los publico aquí para pediros un favor personal: difundidlo. Reenviadlo a vuestros contactos, hagamos de estos 2 artículos un nuevo asunto viral que traspase las fronteras de la ciudad y la provincia y que haga repensar a los señores políticos tan ocupados en sus sillones que más allá de sus juegos de poder hay 44 millones de españoles que tienen problemas esperando respuesta (he restado 1 millón porque seguro que pertenecen a la categoría de políticos, y como he dicho anteriormente, deben estar a otros menesteres menos mundanos).

Tras mi travesía por otros países puedo asegurar que en otros sitios, yacimientos arqueológicos como la Almunia de la Ronda Poniente o los Arrabales descubiertos en Poniente habrían sido protegidos, puestos en valor (muy importante si queremos difundir nuestro patrimonio) y hasta rentabilizados mediante rutas turísticas.
Pero aquí ya sabemos que lo importante es quien pactará con quien para lograr un sillón más cómodo y con más "manita".

Artículo de opinión firmado por José Luis Bonilla Venceslada, y enviado a la web de Arqueología somos todos.

"En relación con los restos arriba indicados, quiero comunicarles y hacerles partícipes de mis pensamientos y preocupación por ellos. Así mismo, quiero pedirles ayuda para que, entre todos, nuestra voz llegue a los organismos y centros de decisión y a los oídos de aquellas personas amantes o interesadas en la arqueología de nuestra tierra. Considero que nuestros administradores no están demostrando tener capacidad para armonizar las necesidades económicas de la sociedad actual con la necesidad ineludible de conservar, para nuestro disfrute y el de las generaciones venideras, los restos que nos han dejado las generaciones pasadas. Muchas son las parcelas en la zona de poniente en las que se han descubierto restos. Según mis noticias, en algunas se han vuelto a enterrar, pero en la gran mayoría se han destruido en aras de los intereses económicos. Tan utópico sería querer proteger todo lo excavado como injustificado y triste destruir todo lo que se excava. Creo que, como dice el refrán, en el término medio está la virtud. Sería razonable querer proteger una parte material, que fuera una muestra de lo que allí hubo, junto a un centro donde se pudiera contemplar a través de modelos multimedia la información almacenada a lo largo de todo este tiempo"

Os dejo también unas imágenes de los arrabales en cuestión, para que os hagáis de una idea de lo que hay y que, si no se remedia, volverá a desaparecer (como ya ocurrió como Cercadillas, o con parte de Medina Azahara, o con las puertas de la ciudad amurallada, o con los lienzos de la muralla a su paso por Ronda de Los Tejares, o con... mejor no seguimos).













1 comentario:

Paco dijo...

Es triste que, ante este artículo de opinión publicado en el diario de mayor tirada local, ningún político haya realizado declaraciones a favor del apoyo de nuestro pasado.
Incluso los activos defensores de la expropiación de la Mezquita Catedral no han movido un solo dedo por hacer algo a favor de otro ejemplo de nuestro pasado islámico.
La Mezquita lleva en pié y en manos de la Iglesia más 700 años, pero los restos antes indicados es posible que desaparezcan para siempre en cuestión de semanas.

Si tenemos en cuenta que los recursos son limitados, yo podría más interés en evitar la desaparición de los vestigios del pasado antes que en utilizar nuestro cuidado patrimonio como arma política. (por mucho que la iglesia pague a Google para que solo ponga Catedral de Córdoba en Google Maps, la Mezquita fue , es y será la Mezquita Catedral).