martes, 11 de agosto de 2015

Paralización del Metrotren de Córdoba

Tras otro largo periodo de ausencia regreso a mi blog para hablar de los proyectos en nuestra ciudad, proyectos que están en diferentes fases de evolución (negociación, diseño, construcción,...). En esta ocasión aprovecharé mi ubicación en Europa y las visitas a diferentes ciudades para proponer ideas y debatirlas con todos vosotros.
Tras 2 años en Estados Unidos, he regresado al Viejo Continente, aunque no a España como me habría gustado, lo que me está permitiendo continuar con mis experiencias viajeras e internacionales.

En este último año (mi teoría del incremento de productividad en el sector político en año de elecciones no falla) se han disparado el número de proyectos que arrancan o finalizan como por ejemplo la Ciudad de la Justicia en Noreña, la Biblioteca en los Jardines de la Agricultura o la reforma de las estaciones de Villarrubia, El Higuerón y Alcolea para el metrotren. También se han concluido otras obras como la conexión de la Ronda Poniente y la A4.
 Sin duda alguna y personalmente para mi, el metrotren era el proyecto que más expectativas creaba. Aunque realmente este proyecto era una red de cercanías descafeinada (5 estaciones y solo prestaría servicio a la capital), la puesta en valor de las estaciones y la asignación de recursos materiales (trenes, vagones y personal) supondrían un acercamiento brutal a la tan ansiada red de cercanías que desde hace años llevamos reclamando. El cercanías de Zaragoza también funciona así, prestando servicio solo a la capital mediante 6 estaciones, pero el día que se quiera ampliar a los pueblos de alrededor será mucho más fácil pues hay un antecedente de un servicio cuya demanda justifique la ampliación.
Desgraciadamente, una de las primeras decisiones que ha tomado el cogobierno ha sido paralizar un proyecto de transporte público seguro y de calidad, mucho más ecológico que los autobuses actualmente utilizados para unir Alcolea, Villarrubia y El Higuerón. Una infraestructura que existe y que tenemos la obligación moral de rentabilizar mediante su uso. Un medio que realmente invita al usuario del vehículo privado a dejarlo en casa y utilizar el transporte colectivo. Se basan en que así reclamarán la red de cercanías y podrán salvar Aucorsa... lo dudo (PSOE e IU han cogobernado en Córdoba en 2 ocasiones y en 8 años no lograron el objetivo de implantar una red de cercanías en la provincia, además de que sufrían año tras año la pérdida de viajeros en Aucorsa).

Resulta llamativo que el mismo partido político que apostó por un tranvía para Córdoba por un importe superior a 400 millones de €, ahora vea un serio problema en destinar 1 millón de € anual a cubrir el déficit de la línea de metrotren (con esa inversión prevista por la Junta, podríamos mantener la línea de cercanías durante 400 años, tiempo suficiente para encontrar una solución al desplazamiento de los vecinos de las 3 barriadas periféricas).

En Zaragoza, Renfe mantiene la red de cercanías con unos 240.000 pasajeros al año (según datos publicados en la web de Renfe), ¿tanto déficit habría en una línea que empezaría el primer año de vida con casi un millón de pasajeros (tráfico actual del trayecto Córdoba - Rabanales)?. Otra vez más la clase política local no está a la altura de una ciudad como Córdoba, con una población, con un peso histórico y unos recursos autóctonos que deberían posicionarla como ciudad de referencia a nivel europeo.
Esperemos que más pronto que tarde abran los ojos y den marcha atrás a una decisión puramente política que parece querer borrar los pasos dados durante el anterior gobierno local.