jueves, 7 de enero de 2010

54% de electricidad procedente del viento

En línea con el artículo que escribí hace unos días sobre el ataque de técnicos pro-nucleares contra la energía eólica, me llama la atención que casualmente, el pasado día 30 de diciembre, la eólica volvió a batir record de generación.

En este caso estamos hablando de una aportación a la energía consumida del 54,6% por parte de la eólica, con un resultado de incidentes 0, es decir, que esa acusación de no ser aconsejable una cobertura superior al 30% por razones de calidad de la red es completamente falsa.
De hecho, desde las 00:25 hasta las 15:30, la eólica estuvo por encima de ese 30%, de las cuales, más de 7 horas fueron por encima del 40%.

Esto demuestra que la red no entiende de orígenes sino de MW.

Además, el resto de régimen especial (biomasa, termosolar, RSU, ...) aportaron entre el 16,5 % y el 20%, lo que muestra la capacidad de las renovables para mantener el tipo en épocas de gran demanda como es el invierno.

Personalmente creo que el mix energético encargado de la generación eléctrica puede mantenerse con las distintas tecnologías renovables existentes (eólica, solar FV, biomasa y biogas, cogeneración, termosolar híbrida, hidráulica, mareomotríz,...) sin que tengamos que renunciar al actual nivel de calidad de vida.

Y una vez más, REE se vio obligada a desconectar varios parques de aerogeneradores por el exceso de generación respecto a la demanda existente.
En estos casos se muestra el lastre que para el sistema eléctrico supone la energía nuclear, la cual es incapaz de regularse y reducir su aportación para adaptarse a la situación de demanda.
Sin duda, esto unido a la generación de unos residuos de extremada duración y peligrosidad junto a la dependencia de un elemento (uranio) que también se va agotando a la vez que vamos consumiéndolo (aunque las reservas nos permitan hablar de muchos años por delante de esta energía), hacen que la energía nuclear no sea una solución a largo plazo para cubrir la demanda energética de nuestra sociedad.

Para terminar el artículo, y a título informativo, os comento que Córdoba es la 2ª provincia andaluza con más potencia fotovoltaica instalada. Los 150 MW que tenemos, superados por los 153 MW de Sevilla, son una referencia a nivel regional, esperemos que pronto hablemos de referencia a nivel mundial y que el sector de la energía nos de el trabajo que tanto falta.