jueves, 15 de enero de 2009

Aprobados los proyectos anticrisis de la ciudad

El gobierno central ha aprobado todos los proyectos presentados al Plan Anticrisis, por lo que en Marzo tienen previsto que se inicien las obras proyectadas.

Supongo que este verano será una odisea de cortes de calles y jaleo por todos los barrios, pero si con ello se logra frenar la caída de puestos de trabajo y el cierre de empresas, bienvenidas sean dichas molestias.

Entre los proyectos presentados por el ayuntamiento veo como muy interesantes:
- Actuaciones en el Templo Romano (siempre que ello permita su apertura y visita).
- Centro de iniciativa empresarial y Servicios avanzados Tecnocórdoba.
- Nueva sede del IMDEEC en el estadio de Futbol (dar contenido a un edificio enorme y permitir una ampliación del actual vivero de empresas de Las Lonjas).
- Parque de la Asomadilla (mientras sea para aumentar sustancialmente el número de árboles plantados. Es inaceptable que en una ciudad tan calurosa como Córdoba, su parque más grande en extensión cuente con muy pocos árboles).
- EDAR en Santa Cruz (que se siguiera vertiendo aguas sin depurar al cauce del Guadajoz era inaceptable).
- Supresión de barreras arquitectónicas (cuando uno se mueve por la ciudad en Segway aprende a valorar la ausencia de barreras arquitectónicas y el civismo de los conductores que no obstaculizan los pasos de peatones).
- Nueva sede del Área de Movilidad en el estadio (esperemos que en esta ocasión, Movilidad realmente sea un área orientada a facilitar los desplazamientos en la ciudad y no solo un nombre. Que se dote con el personal técnico apropiado y correspondientemente formado, que ponga en marcha un sistema de información del estado del tráfico en tiempo real, ...)
- Peatonalización de Cruz Conde. (ahora que trabajo en esa calle, se valora más que nunca la falta de espacio para los peatones).

Pero echo de menos una apuesta más decidida por la cultura y el turismo, creándose museos mediante el aprovechamiento de edificios históricos actualmente sin utilidad o mediante la reorganización de espacios (desplazamiento de la Delegación de Innovación, Ciencia y Empresa a la actual escuela de Agrónomos, centralizando todos sus servicios, y dotando el actual edificio de la Calle Manriquez de un museo sobre la Semana Santa Cordobesa, por ejemplo).
También la apertura definitiva del Molino de San Antonio.
Sin duda esta sugerencia implicaría mejorar el servicio prestado a los ciudadanos, al centralizar los servicios de esta delegación en un solo edificio, dotado de grandes aparcamientos, con conexión directa por bus y con la ronda poniente, a la vez que permitiría la creación de varios puestos de trabajo para la puesta en marcha del museo de arte cofrade. Sin olvidar la buena ubicación para un museo de esta índole y aliciente para que los turistas prolonguen su estancia en nuestra ciudad.

También se podría haber aprovechado la próxima constitución del consorcio de transporte metropolitano para crear puntos de transporte intermodal en Fátima (donde un convenio con ADIF permitiría contar con un apeadero de cercanías), en Alcolea (donde ya tenemos estación y solo nos falta que el tren se pare), en El Higuerón y Villarrubia (donde la intermodalidad se hace más necesaria para prestar servicio a los cordobeses que viven en esa zona).

El dinero era limitado y habrá sido necesario priorizar los proyectos en base a las necesidades de la ciudad, si bien es cierto que por delante de la calidad de las infraestructuras de los barrios, debería intensificarse la apuesta por infraestructuras capaces de generar empleo estable y fijo y que ayude a las empresas ya existentes a aumentar sus puestos de trabajo.