lunes, 19 de enero de 2009

Visitar Córdoba en un día

Hace unos días pude comprobar una de las razones por las que Córdoba no ha crecido cuando el resto de capitales andaluzas si lo ha hecho.
En un foro donde se trata sobre proyectos de nuestra ciudad y provincia que permitan avanzar en calidad de vida y desarrollarse en la dirección de este siglo XXI, un cordobés soló una frase que, a cualquiera que conozca un poco nuestra ciudad sentirá como si de un puñal en la espalda se tratara.
Me refiero a la expresión "Córdoba se visita en un día".

Además de demostrar un enorme desconocimiento sobre el extenso patrimonio cultural y arquitectónico de la ciudad, quien realiza esta afirmación confunde la objetividad con una imagen negativa de su ciudad.

En cada ciudad hay un monumento estrella que se convierte en reclamo de referencia. Sevilla tiene la Giralda, Granada la Alhambra o Santiago de Compostela tiene su Catedral.
Pero esto no significa que el resto de monumentos, edificios o museos no merezcan la pena ser visitados.

Nadie duda de la importancia histórica, patrimonial y cultural de nuestra Mezquita Aljama, actual Catedral, pero no por ello Medina Azahara, la Sinagoga, el Alcazar, el Puente Romano y la Torre de la Calahorra, la Plaza de la Corredera, el Museo Arqueológico, el Palacio de Viana, la Plaza del Potro con su posada y los museos de Julio Romero y el Bellas Artes no son dignos de ser visitados en un viaje a Córdoba.
Está claro que si solo dispones de 1 día para visitar la ciudad, la Mezquita sería el primer monumento en conocer, pero esto no significa que el resto de patrimonio cultural no tenga la importancia ni el valor como para que se le dedique el tiempo suficiente para visitarlos.
Nadie duda que en Granada se necesitan varios días para conocerla, pero si solo dispongo de 1 día la Alhambra será mi primera visita.

Que los turoperadores no destinen a nuestra ciudad más allá de 1 día no depende tanto de su legado arquitectónico y cultural, sino de una posición geográfica respecto a los puntos de inicio y final de circuito turístico.
Si conseguimos atraer a mayoristas del sector turismo capaces de ver en nuestra posición una ventaja económica y un atractivo para sus clientes, seguro que la dichosa frase dejará de oirse por nuestra ciudad.
Hacer que, gracias al AVE a Sevilla y Málaga junto con unas buenas conexiones con Granada, Jaén y Úbeda y Baeza, nuestra ciudad sea punto de inicio y final de circuito turístico será mucho más sencillo una vez nuestro aeropuerto permita traer vuelos charter directos desde ciudades emisoras de visitantes como Berlín, Roma, Paris, Londres o Barcelona.
Por mucho que les pese a quienes no ven la ampliación del aeropuerto como una prioridad en Córdoba, los mayoristas internacionales del turismo planifican sus rutas en base a aeropuertos donde recibir y despedir a sus clientes.

Esperemos que en pocos meses la pista empiece a crecer a lo largo y con ella el tamaño de los aviones que traigan turistas, clientes, familiares y puestos de trabajo a una Córdoba en plena crisis económica.