viernes, 7 de agosto de 2009

Cifras de energía solar en Andalucía

Córdoba es la penúltima provincia de Andalucía en instalaciones solares térmicas con 23.449 metros cuadrados de superficie instalada, según un comunicado de la Consejería de Innovación, Ciencia y Tecnología.

Por su parte, Andalucía cuenta con 528.849 metros cuadrados de superficie en instalaciones solares térmicas, el equivalente a abastecer de agua caliente a más de 207.200 hogares, y la sitúa como la primera comunidad autónoma de España en este tipo de infraestructuras.

Por provincias, Sevilla tiene 216.890 m2; seguida de Málaga, con 95.945 m2; Cádiz, con 77.941 m2; Almería, con 44.744 m2; Huelva, con 33.102 m2; Granada, con 25.613 m2; Córdoba, con 23.449 m2; y Jaén, con 9.399 m2.

Respecto a la energía solar fotovoltaica, Andalucía cuenta con 664,61 MW fotovoltaicos conectados a la red, con los que se puede abastecer a unas 788.200 personas y de ellos, la potencia correspondiente a instalaciones aisladas es de 7 MW distribuidos por todas las provincias.

La energía solar fotovoltaica se obtiene de la transformación directa de la radiación solar en energía eléctrica y tiene dos aplicaciones básicas: la electrificación de lugares donde no llega la red eléctrica (pequeñas aldeas rurales, viviendas aisladas o bombeos para riego) y la generación, inyección y venta de la electricidad producida a la red, señala el comunicado.

Los MW solares fotovoltaicos conectados a red se distribuyen provincialmente entre Sevilla, con 153,4 MW; Córdoba, con 150,1 MW; Granada, con 78,5 MW; Jaén, con 66,6 MW; Huelva, con 60,2 MW; Almería, con 58,5 MW; Cadiz, con 49,8 MW; y Málaga, con 40,1 MW.

La Consejería señala que Andalucía es además la primera región de Europa en la que se han implementado proyectos comerciales de centrales termosolares y la única donde ya existen en funcionamiento centrales con tecnología de concentración de torre con helióstatos planos.

En concreto, en la planta de Abengoa Solar (en la localidad sevillana de Sanlúcar la Mayor), con 31 MW; y las centrales de colectores cilindro parabólicos y con almacenamiento de sales fundidas, Andasol I y Andasol II, en la localidad granadina de Aldeire, con 100 MW. De esta forma, Andalucía cuenta con 131 MW en funcionamiento.

Las centrales termosolares aprovechan la radiación solar para, mediante un ciclo termodinámico, generar electricidad que se inyecta a la red eléctrica, contribuyendo al autoabastecimiento energético de Andalucía, utilizando recursos autóctonos y respetuosos con el medio ambiente.

En la región andaluza existen otros 12 proyectos en construcción en las provincias de Sevilla (7, en la localidades de Sanlúcar la Mayor, Lebrija y Fuentes de Andalucía), Córdoba (2 en Palma del Río), Cádiz (2, en San José del Valle) y Granada (1, en Aldeire), que sumarán una potencia total de 566,8 MW.

Fuente: Diario Córdoba.


Vaya, Sevilla nos ha adelantado en cuanto a potencia fotovoltaica conectada a red. Pero aprovechando los muchísimos metros cuadrados de tejados existentes en la provincia (fábricas, recintos universitarios y gubernamentales, ...) se podría incrementar sustancialmente esas cifras de potencia instalada.

Otro asunto es la solar térmica. Somos una ciudad calurosa, y eso creo que nadie lo discute. Pues aprovechemos parte de ese calor que nos llega durante todo el año y evitaremos consumir mucha energía (tanto electricidad como gas) y generar muchas emisiones para calentar el agua necesaria para ducharse, o para calentar una vivienda o recinto.

El Código Técnico de Edificación recoge la necesidad de preparar las viviendas para este tipo de instalaciones solares, pero personalmente creo que este código debería ir más allá y no solo buscar una generación energética sino también introducir técnicas de construcción bioclimática como el uso de instalaciones geotérmicas para la climatización.

Cuando me refiero a geotérmica no penséis en volcanes o geiser. Es mucho más sencillo que todo eso. Si alguien tomara la temperatura del suelo a una profundidad de 5 ó 6 metros vería que se mantiene más o menos constante a lo largo del año en unos 16ºC. Esto significa que en verano tendríamos una fuente de frio (cuando en el exterior estaríamos a 30ºC) y en invierno tendríamos una fuente de calor (cuando en el exterior estaríamos a 10ºC). Obviamente, este sistema iría complementado por un climatizador de otro tipo que simplemente reforzase puntualmente al sistema geotérmico.

Realmente, si mañana entráis en algún garaje de la ciudad veréis que la temperatura en él es mucho más suave que en el exterior, al contrario que en invierno, cuando la temperatura de los aparcamientos resulta más alta. Y fijaos que no ha sido necesario excavar muchos metros para lograr estas temperaturas. Además, cuando antiguamente se enterraban las tinajas en la tierra para conservar el vino y el aceite, no se hacía más que aprovechar una temperatura constante que permitiera su correcto almacenaje.

Yo creo que las energías renovables es algo del presente. Tenemos múltiples fuentes lo que nos afianza la seguridad del suministro y además son de tipo autóctono, por lo que nadie vendrá a subirnos el precio de la energía (se terminaría con una especulación que nos ha llevado a precios de 150$ el barril, cuando ahora lo tenemos a 70$).

Esa independencia y estabilidad energética bien merecen un incremento en el precio de la energía que pagamos. Y una vez que cada tecnología de generación asume los costes reales (extracción, transformación, gestión de residuos, recuperación de espacios degradados para la extracción, ...) la diferencia de precio no es tanta, y menos será conforme vayan madurando las nuevas tecnologías renovables.

Yo creo firmemente que España puede ser la nueva exportadora de energía renovable gracias a nuestro viento, a nuestro sol, a nuestras mareas y a la biomasa. El auténtico oro verde.