domingo, 24 de mayo de 2009

Precariedad judicial en la capital

El Consejo General del Poder Judicial da la espalda a la ciudad de Córdoba y a sus necesidades de juzgados nuevos gracias a la falta de previsión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Según la noticia de Diario Córdoba:

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no tiene previsto la creación de un juzgado de 24 horas para Córdoba el próximo año, ya que no está previsto en el plan de necesidades elaborado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) para 2010. El vocal del CGPJ Manuel Torres Vela explicó ayer que tampoco está prevista la creación de un nuevo juzgado de instrucción en la capital, condición que plantea el reglamento para contar con un órgano judicial de 24 horas.

Resulta llamativo que mientras el máximo responsable de los jueces de la provincia, el Juez Decano de Córdoba, pide mejoras en los órganos judiciales de la capital, el TSJA nos otorga mejoras, en el mejor de los casos, con cuentagotas.

Las últimas mejoras a las que hemos asistido son la creación del Juzgado de primera instancia número 9 y del nuevo de lo mercantil, así como segundo de Menores.

Pero claro, varias de las consecuencias directas de la crisis son:

- cierre de empresas, el cual genera trabajo en el Juzgado de lo mercantil, ya que es este órgano quien debe hacerse cargo de los famosos concursos de acreedores.

- despidos de personal, muchos de los cuales termina en los tribunales de lo social ante la falta de acuerdo entre trabajador y empresario.

- incremento de la delincuencia. Está claro que quien se vea en la calle, sin subsidio de desempleo y con familia a quien alimentar, no le queda más salida que recurrir a la vía delictiva para asegurar el pan de sus hijos. Estos suelen terminar en los juzgados de lo penal.

- embargos por impago. Y también hay que tener en cuenta que, quien no tiene para comer, menos le quedará para pagar la hipoteca o la letra del coche, y con ello el banco hará todo lo posible por recuperar su dinero, labor que también termina en los tribunales.

Si durante la época de las vacas gordas, los juzgados cordobeses ya presentaban cifras de saturación, con la llegada de la crisis esta situación se ha empeorado sustancialmente.

Según información publicada en El Día de Córdoba, al cierre de 2007 los jueces de Primera Instancia de Córdoba tenían sobre la mesa 12.944 asuntos pendientes de resolver. La entrada masiva de nuevos casos ha elevado el número de expedientes sin resolución hasta los 16.405.

Como bien dice Luis Rabasa (Juez Decano), "es una cuestión aritmética":

si están al doble de trabajo, se necesita el doble de órganos. En Córdoba hay diez juzgados de primera instancia, aunque dos de ellos son de familia y uno de mercantil, por lo que quedan siete puros y se piden otros seis. Rabasa recordó, además, que los primera instancia tienen un módulo de entrada de asuntos (la carga máxima razonable que establece para cada órgano judicial el Consejo General del Poder Judicial) de 720, pero le entran más allá de 1.400.

Incluso el Presidente de la Audiencia Provincial considera necesaria la creación de una sección más para este organismo judicial que permita rebajar la sobrecarga de asuntos y, con ello, darle más agilidad a la justicia. Otro órgano demandado es el 2º juzgado de Vigilancia Penitenciaria (Córdoba cuenta con 2.000 reclusos en la prisión provincial, lo que implica muchos casos a supervisar).

Pero claro, si TSJA no traslada al CGPJ estas necesidades de juzgados y de personal, Córdoba nunca podrá contar con ellos, con el consiguente perjuicio para toda la población cordobesa que cada día tenemos menos fe en la justicia.