domingo, 6 de septiembre de 2009

Conspiraciones político-deportivas

Navegando por la red, encontré un artículo de un periodista de referencia en nuestra ciudad como es Aristóteles Moreno.

No se si será cierto o no, pero me ha parecido tan llamativa la historia, que he querido compartirla con vosotros para poder comentarla aquí.

Un saludo.

Polinización
ME vino la conjetura mientras tomaba un café cortado en tacita pequeña. Me vino, digo, como viaja el polen empujado por el aire, o transportado por las abejas, en busca de un estigma donde fecundar el óvulo de la flor. Pues bien: la conjetura me divisó mientras tomaba un café cortado en tacita pequeña y allí que vino a germinarse. O sea, a revelarse. La hipótesis venía a decir que detrás de la presidencia del Córdoba de don José Miguel Salinas se escondía toda una operación de notable calado político.
Di un sorbo al café cortado en tacita pequeña y la conjetura entendió que se había posado en un estigma adecuado. Que estaba polinizando adecuadamente, quiero decir. Don José Miguel Salinas, que es un señor que no da puntada sin hilo, habría accedido a coger las riendas del Córdoba Club de Fútbol con intenciones no estrictamente deportivas, sino más bien todo lo contrario. La hipótesis indicaba que la presidencia del Córdoba era únicamente una parada cuyo destino final era la Alcaldía de Córdoba.
Propiné un nuevo sorbo al café cortado y se reanudó el proceso de polinización. La salida de doña Rosa de Capitulares habría despejado el panorama municipal y, por primera vez en muchos años, los socialistas volvían a tener opciones de gobierno. Descartado don Rafael Blanco por razones que no vienen al caso, habría aparecido este viejo zorro (con perdón) de la política para cobrarse su pieza.
Las conjeturas, para que funcionen correctamente, deben encajar al milímetro sus piezas y en este rompecabezas había algunas que no ensamblaban del todo. Por ejemplo: ¿Qué interés tendría don José Romero, un hombre no precisamente de izquierdas, en propiciar esta extravagante operación? Respuesta: don José Romero no se encuentra justamente en la cresta de la ola y podría requerir la ayuda de la Junta de Andalucía, entre otras cosas para salir de la maraña judicial en que ha encallado.
O esta otra: ¿Cómo puede don José Miguel Salinas, un borbollista convicto y confeso, superar las ya legendarias reticencias internas en su propio partido? Respuesta: la salida de Manuel Chaves del Ejecutivo autonómico y la entrada de Griñán permitirán un sustancial cambio de atmósfera. En este escenario de polinización perfecta, la conjetura remató la faena haciéndome ver que incluso el fastuoso fichaje de doña Rosa obedecía a una impecable operación aritmética para despejar el camino de don José Miguel Salinas.
Ahora bien: este magistral castillo de naipes podría venirse abajo de un soplido si la bolita no entra donde tiene que entrar, el Córdoba CF naufraga, se cae al pozo de la Segunda B y la estampa de don José Miguel Salinas se queda hecha unos zorros, no apta para colocarla en cartelería electoral.
La polinización me dejó exhausto, como ustedes pueden inferir. No sé si la conjetura es fábula o materia veraz, pero entra como un guante en la realidad, y en términos políticos viene a ser prácticamente lo mismo. ¿O acaso no lo perciben ustedes cada día en los periódicos?
Las conjeturas anidan a diario en cafeterías y conciliábulos en busca de óvulos de flor donde concretar el milagro de la polinización, que es el milagro de la comunicación, el milagro de la vida misma. Uno se deja polinizar por una conjetura y traslada el polen hasta otra cafetería (una flor), que a su vez es trasladado hasta una taberna (otra flor) y así sucesivamente hasta que germina el fruto, o sea la fábula, o sea la realidad, que vienen a ser más o menos la misma cosa.