domingo, 12 de abril de 2009

Sevici, un ejemplo a seguir

Córdoba fue la primera ciudad andaluza en tener un servicio de préstamo de bicicletas, pero ahora hemos quedado relegados a un puesto mucho más inferior tanto por el número de bicicletas (35) como por el de estaciones (4).

Hace unos días aparecía en la prensa una noticia sobre el número de abonados al servicio Ecobicis, el cual asciende a 5.346. Ni que decir tiene que con la rotación adecuada (5 personas/día) cada persona tardaría ... 1 mes, en volver a utilizarla.
No está mal... por favor, pero si Camargo (Cantabria) con sus 30.000 habitantes tiene más bicicletas que nosotros (65).
La Universidad de Burgos realizó un estudio sobre los sistemas de préstamo de bicicletas en nuestro país y la verdad es que Córdoba no queda en muy buena posición respecto a otros municipios.

Faltan estaciones base para el préstamo, faltan muchísimas más bicicletas,...

Para que veáis como ciudades más pequeñas que Córdoba cuentan con un mejor servicio, os dejo unas tablas procedentes de dicho estudio.


Mirando un plano de Córdoba y marcando los principales puntos de origen y destino de los desplazamientos urbanos (hospitales, centros universitarios, recintos administrativos, centros deportivos, estaciones ferrocarril, intercambiadores de autobús,...) he diseñado una red de estaciones de préstamo (150) que permitirían incrementar el uso de este servicio muchísimo, a la vez que reduciría el número de vehículos privados.
Obviamente la ocupación del carril bici por vehículos o terrazas de bar deberían estar mucho más perseguidas y que la policía local actuara de manera mucho más contundente.

Os dejo el plano con mi propuesta de servicio Ecobici.

Espero vuestros comentarios.


Ver Ecobici en un mapa más grande

2 comentarios:

pedroper dijo...

Te dejo aquí un enlace a otro documento que te puede interesar. Es la guía para la implantación de sistemas de bicicleta pública elaborada por el BACC (Bicicleta Club de Catalunya) para el IDAE. Es del año pasado, se presentó en el primer congreso de la Bicicleta Pública.

Córdoba, por su orografía y su urbanismo no demasiado difuso podría tener entre un 15 y un 25% de los desplazamientos obligados en bicicleta, ya que es el vehículo más eficaz para distancias menores de 5 km. Si contamos la bicicleta eléctrica, la eficacia aumenta en gran medida.

Sin embargo, la apuesta municipal por este medio de transporte no es clara, como sí lo está siendo en Sevilla. En las reuniones que los miembros de la Plataforma Carril Bici mantenemos con ellos (especialmente la delegación de Medio Ambiente) me queda claro que quieren seguir aumentando la infraestructura para bicicleta, pero sin tirarse al barro. Creo que existe cierta sensación de fracaso debido precisamente a cómo se fraguó el tema de la bicicleta pública en nuestra ciudad:

Córdoba fue la ciudad pionera en implantar un sistema de bici pública, que le fue ofrecido por JCDecaux como complemento al contrato de mobiliario urbano. En este anexo, la empresa se comprometía a instalar y mantener las 4 estaciones actuales. Y se llevaron el gato al agua, ya que se les adjudicó la gestión publicitaria de todos los elementos de la ciudad para los próximos ¿20 años?(no estoy totalmente seguro, pero son muchos). Comprendo que era el primer contrato de este tipo que se firmaba y no había precedentes, pero compáralo con el que ha firmado en Sevilla Antonio Rodrigo Torrijos con la misma empresa (y por supuesto usando la experiencia de Córdoba como ejemplo a no seguir), en el que le ha sacado a la empresa la instalación y el mantenimiento de cada punto a cambio únicamente de la publicidad de ese punto. En las instalaciones periféricas, según nos dijo este teniente alcalde sevillano cuando le entregamos el premio Ring-Ring el año pasado, el contrato es de dos elementos de publicidad por cada parada nueva, ya que los ingresos para la empresa son menores.

Y ahí tenemos a Córdoba, que para implantar ahora un sistema como el sevillano tendría que pagarlo íntegramente, al haber perdido la capacidad de negociar la publicidad. Me consta, de boca del concejal Francisco Cobos, que tienen en mente ampliar a 50 estaciones, que creo que sería un buen número para una ciudad como Córdoba, al menos en un primer momento, pero se hallan a la espera de ver cómo funciona en Sevilla. Como he puesto arriba, no quieren volver a equivocarse en este sentido, y menos ahora en el entorno de crisis.

La otra manera de implantarlo, pero eso implicaría una apuesta aún mayor que estoy segurísimo que no se va a acometer, es hacerlo como en Barcelona: el bicing se paga mayoritariamente con la recaudación que sacan por aparcar en el área verde. Para hacernos una idea de la superficie que esto conlleva, si trasladáramos la superficie del área verde de Barcelona a Córdoba, sería equivalente prácticamente a cobrar por aparcar en cualquier punto de Córdoba (en Barcelona es 4 euros para los vecinos al mes y tarificación como la de la zona azul para los no vecinos). Es otra ciudad con apuesta clara por la movilidad sostenible, porque esta medida fue muy impopular en su momento. Aquí ni de lejos están dispuestos a eso.

Así que, por el momento, es muy improbable que mejoremos el actual sistema de bici pública, en el cual de los 5000 usuarios habría que ver cuántos las han usado más de 2 veces, ya que no te borran.

Jose dijo...

Con 50 estaciones empezaríamos a hablar de una herramienta de movilidad.
También dependerá de donde se ubiquen estas estaciones, pero es cierto que con la media centena uno podría hacer uso de las bicicletas para desplazarse por la ciudad.

Con las 4 actuales, lo más que puedes hacer es darte un simple paseo y regresar a la estación de partida.

Pudimos ser los primeros y quedar como ciudad que apuesta por la movilidad sostenible de forma clara y decidida, pero con la gestión que se llevó a cabo en su momento, lo más que hemos hecho es quedar como una ciudad a la que engañar con gran facilidad.

De pena...