sábado, 28 de febrero de 2009

Julio Romero de Torres, un cordobés excepcional

Málaga ha encontrado en su paisano Picasso un filón que está dando de comer a bastantes familias malagueñas. No en vano, este pasado año 2008 ha conseguido alcanzar la cifra de 336.500 visitantes. Una cifra algo superior a la de nuestro Alcázar e inferior a la de la Sinagoga.

En este momento, nuestras pinacotecas están en unas modestas cifras:
- 64.676 visitantes (2007) el museo de Bellas Artes.
- 55.953 visitantes (2007) el museo Julio Romero de Torres.

Hay que reconocer que lejos quedan los 1.002.963 visitantes del Museo Guggenheim de Bilbao, los 2.750.000 del Museo del Prado o los 8.300.000 del Louvre de París. Pero bueno, nuestra Mezquita Catedral y sus 1.213.152 visitantes nos colocan en el Top 10 de los monumentos españoles más visitados.

Es por esto que, mediante una buena reestructuración del museo Julio Romero, utilizando la parte del actual Bellas Artes (el cual está previsto se traslade a un nuevo edificio junto a la Calahorra), llevando a cabo una completa programación cultural y una promoción del museo a nivel internacional, se podría aumentar el número de visitas de manera considerable.
¿y qué gana Córdoba con más visitas en dicho museo? por lo pronto un incremento en la plantilla de dicho museo, lo que significa más empleo. Pero lo realmente interesante de este recurso cultural y turístico es su capacidad de atraer más turistas a la ciudad, y sobre todo, eliminar esa idea de que en Córdoba solo merece la pena visitar la Mezquita y dar un paseo por la Judería.

Generar otro foco de atracción dentro de nuestro casco antiguo daría una excusa a los turoperadores para incrementar el tiempo de estancia en Córdoba y sin duda lograríamos mejorar enormemente nuestras cifras de pernoctaciones. Tengamos en cuenta que la cantidad de visitantes (personas que vienen a Córdoba pero que no duermen ninguna noche) es muy elevada. Si a estos le sacáramos al menos 1 noche, el número de habitaciones ocupadas crecería muchísimo.

Yo estoy convencido que el espectáculo nocturno de la Mezquita permitiría incrementar sus visitas, superando los 1.213.000 visitantes actuales. A tiro de piedra tenemos la Giralda, con 1.382.620 visitantes y algo más alejada la Alhambra con 2.193.277 visitantes (en algunas fuentes he encontrado 3.096.829 visitantes, pero en estos se incluyen aquellos que se quedan en los jardines y zonas gratuitas sin llegar a visitar el monumento).

Que el turismo es una fuente de riqueza en nuestra ciudad es algo de sobra conocido, pero también es cierto que tenemos mucho camino por delante si queremos consolidar este sector a unos niveles mucho más altos que los actuales.
Y por suerte podemos hacerlo. Solo necesitamos voluntad política e iniciativa empresarial para aprovechar esas infraestructuras.

CÓRDOBA 2016. PODEMOS!!!!