jueves, 12 de marzo de 2009

Nuevas tecnologías energéticas

Consultando el censo de parques eólicos existentes en Andalucía, podremos comprobar que Córdoba es la única provincia de nuestra región que no tiene ni un solo aerogenerador conectado a red.

En el enlace que os dejo veréis que aparecen 4 MW en el Tejar, pero personalmente nunca he visto aerogeneradores allí instalados, y supongo que será un error, pues Oleícola de El Tejar es una central eléctrica de Biomasa.

Pues indagando más sobre el potencial eólico de nuestra provincia he dado con una noticia publicada hace apenas un par de días donde nos dicen que Córdoba contará con 9 parques eólicos gracias a Unión Fenosa.
En un artículo pasado, os comentaba que Córdoba puede aspirar a convertirse en una exportadora de energía, lo que nos permitiría crear un nuevo sector económico importante, como lo es a fecha de hoy el aceite, el metal, el vino o el mueble.

La situación actual en cuanto a centrales eléctricas de origen renovable queda bastante bien resumida en un artículo del Diario Córdoba, y que tenéis integro al final de este artículo.

No solo debemos apostar por la implantación de estas instalaciones en nuestra provincia, sino crear empresas que puedan cubrir todas las necesidades que le surjan a estas (mantenimiento y reparación de estructuras, material eléctrico, vigilancia, ...)
Es cierto que la posibilidad de gestionar de manera remota elimina gran parte de los puestos de trabajo directos, pero en ese punto es donde nuestros políticos deben trabajar para que los centros de telegestión estén en Córdoba (dada su centralidad) y no en Sevilla u otra ciudad.
Que los equipos de mantenimiento tengan su base en nuestra provincia y desde aquí puedan acudir al resto de parques andaluces.

Yo opino como Obama, las renovables son quienes nos ayudarán a salir de la crisis.

-----------------------------------------------------------------
ENGANCHADOS A LAS RENOVABLES.

Córdoba sigue dependiendo en exceso del petróleo, aunque en los últimos años se ha producido una diversificación creciente de las fuentes energéticas y cada vez tienen más importancia las renovables. El último informe sobre datos energéticos de Andalucía recoge que Córdoba consumió en el año 2007 un total de 1,273 millones de toneladas equivalentes de petróleo, de los que el 63,2% derivan de productos del petróleo y el 10,9% son energías renovables.

El último inventario de la Consejería de Innovación refleja los avances que se han producido en la provincia, sobre todo por el peso que ha adquirido la energía procedente de la biomasa del olivar y de la fotovoltaica. Así, al cierre del 2008 había en la provincia 12 plantas de biomasa que generaban una potencia de 133 Megavatios. Además, existían otras 18 instalaciones en tramitación. Oleícola El Tejar, con cuatro plantas repartidas por Palenciana (3) y Baena, es la empresa con mayor implantación en Andalucía al disponer de una potencia de 43,4 kilovatios.

Si en biomasa ocupa el primer lugar en la comunidad, en la producción de energía fotovoltaica se sitúa en el segundo, tras Sevilla. La potencia de las instalaciones conectadas a la red ha crecido de manera importante en los últimos cuatro años, pues ha pasado de 0,27 Megavatios a 150. Espejo, que produce 26,8, es el municipio que genera más energía fotovoltaica, seguido de Almodóvar (20,2), Córdoba (12), El Carpio (11,6), Belmez (9,8) y Pozoblanco (6,2).

Dentro de esta modalidad se incluye la energía fotovoltaica producida en instalaciones aisladas. En estos momentos, con 2.911 kilovatios, es la primera provincia andaluza, permitiendo abastecer a viviendas rurales y bombeos de agua en zonas de la sierra y alejadas de la red eléctrica.

Otra de las fuentes energéticas desarrolladas en la provincia es la termosolar. En la actualidad, hay tres municipios que disponen de punto de conexión (aún en fase de construcción): Palma del Río (3 de 50 Megavatios), El Carpio (2 de 50 y 1 de 15) y Fuente Palmera (1 de 50).

En las renovables se incluye también la energía solar térmica de baja temperatura, que se suelen ubicar en el techo o terrazas de los edificios. Ahora mismo hay instalados 22.033 metros cuadrados que se emplean para el calentamiento de agua para uso doméstico o para piscinas, calefacción o climatización.